" RADIO SINTONÍA SUR "
  RECHAZO AL ESPIONAJE
 




 

Rechaza Europa ciberespionaje norteamericano




Las recientes filtraciones de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. han alarmado a muchos europeos
 
por las constantes e inquietantes violaciones de la intimidad que sus propios Gobiernos autorizaron y de las
 
que posiblemente se beneficiaron. Así lo declaró en una entrevista concedida a RT el director ejecutivo del
 
grupo Open Rights, Jim Killock.Luego de que Edward Snowden, un ex técnico de la CIA que luego fue
 
contratado por la NSA, divulgara documentos clasificados que revelan la vigilancia estadounidense invasiva e
 
indiscriminada a ciudadanos tanto suyos como extranjeros, personas de distintos países quieren saber si
 
algún programa similar los está supervisando.Algunos legisladores europeos ya han expresado en público su
 
desaprobación por el modo de actuar estadounidense. Así Jann Philipp Albrecht, un político alemán y
 
eurodiputado denunció ante el Parlamento Europeo que “la vigilancia masiva no es lo que queremos”. Killok
 
admite que hay mucho descontento público, pero Gobiernos como el británico parecen totalmente satisfechos
 
con lo que está pasando. Así, William Hague “se sacó de encima todas las preocupaciones existentes
 
diciendo que los británicos no hicieron nada ilegal” para inquietarse y “toda la información que los
 
estadounidenses hayan compartido con ellos se había hecho de conformidad con las leyes pertinentes”. 

Mientras exista la Constitución de EE.UU. en su redacción actual, afirma Killok, el problema perdurará. Es que
 
conforme a su texto, las autoridades de ese país “no aplican ningún derecho a la intimidad de los ciudadanos
 
no estadounidenses. Alegan que, esencialmente, cualquier persona extranjera puede ser sometida a
 
espionaje si hay intereses naturales en actuar así”. “Así –adelanta– si se trata de un negocio que compite con
 
los negocios estratégicos americanos, o alguien que protesta contra la política exterior americana, o un
 
periodista que lanza una historia semejante a la del PRISM, si usted es extranjero, entonces el Gobierno
 
estadounidense cree que tiene el derecho a espiarle”.Para los británicos, confesó el experto, es inquietante
 
también que su propio Gobierno “se apoye en los laureles de los estadounidenses”. Piensan, dice, que tienen
 
una estrecha relación con los norteamericanos, se benefician de la inteligencia que consiguen de ellos y por
 
eso no hace falta ‘mover la jaula demasiado’.Killok cree que este no es el caso del Ejecutivo de Alemania o
 
muchos otros Gobiernos europeos que son más respetuosos con sus leyes y el derecho a la intimidad de sus
 
ciudadanos, y se ven molestos por lo que los estadounidenses hacen. Los alemanes, dice, “Cuando
 
averiguaron que a ellos les espían desde EE.UU. más que a otros países europeos, por supuesto se pusieron
 
muy perturbados y enfadados”.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=